lunes, 29 de abril de 2013

Nueva entrevista en AU (Agenda Urbana) y más cositas

Hola!! 
Me acaban de pasar el enlace de la entrevista que me hicieron para Agenda Urbana (AU). Aquí os lo dejo por si queréis echarle un ojo. 
Otra cosa! Como sabréis hasta el domingo está la Feria del libro de Valencia. Para los valencianos, o residentes, para las gentes con disponibilidad, amantes de los libros, curiosos respecto a tendencias o antigüedades... En serio, pasaos por Viveros, están haciendo un montón de conferencias chulas donde os vais a enterar de mil cosas interesantes (¿Sabíais que hay 22 Beatos por el mundo y el último fue encontrado en Berlín? Eh, en serio, libros preciosos, réplicas increíbles). ¡Animaos majos! 
http://au-agenda.com/sabor-euforia/

miércoles, 17 de abril de 2013

Entrevista!!!!!!!!!! Super entrevista molonaaa!!!!!!! xDDDDDD


Hola bonicos!!
Os dejo por aquí la entrevista que me han hecho en el blog Unpocodeinfo ^^.
Se acercan cosas muy gordas y muy chulas, esta semana estaré actualizando muy locamente xDDDDDDDDD

¡¡¡No os lo perdáis!!!

http://unpocodeinfo.blogspot.de/2013/04/entrevista-miriam-alonso.html


jueves, 4 de abril de 2013

Fragmento Sabor Euforia


Estaba pensando que sí, hablo mucho de la novela, pero en realidad sabéis poco de ella. Para que esto cambie he decidido a dejar aquí un fragmento, un inicio...
Espero que os guste.




«Parece que todavía siga soñando.
»El paisaje vuela. Se dibuja como en un cuadro de Sorolla, a puntos de color que se desdoblan alargando el trazo, empeñados en exaltar los sentidos; ser amapolas salpicadas en praderas verdes, la forma de arte primigenia. Me gusta mirar por la ventanilla y escuchar el sereno traqueteo que sólo suena en mi imaginación, acomodada en este asiento de tren A.V.E. He pagado el billete pero viajo en otras vías, en una mole oscura, metálica, un tren de los que todavía expulsan humo blanco por la chimenea de vapor. En mi vagón no hay aire acondicionado. No estoy con ella por más que la mujer de al lado se empeñe en entablar una conversación de ascensor. No la escucho, es mi momento. Parece que todavía siga en la cama.

»El día anterior un conocido de la red social que frecuento había anunciado el concurso. Me llamó la atención el premio pero no llegué a clicar para saber más. Recuerdo que esa mañana me sentaba ante el ordenador a las ocho, con sueño, había madrugado para ir al gimnasio. Siguiendo la rutina revisé el correo en busca de remitentes conocidos; tenía un mensaje de Melina.
»Diez mil dólares de premio por diseñar un personaje, a un villano, de entre todos los malos del celuloide, el peor. Ese era el reto. Una larga retahíla en inglés se apoderó de mi pantalla bajo el nombre de Bases. Se me montaban las letras, exigían un esfuerzo demasiado extraordinario para ser leídas. De no haberme quemado dos horas en la cinta las habría enfrentado sin problema, pero en realidad no me apetecía. No comprendía el alboroto de Melina mandándome un correo lleno de exclamaciones. Cierto que la cantidad a percibir era  generosa, también apetecible el viaje pagado a la sede de la empresa BG en Estados Unidos, pero fuera de eso sólo era un concurso más.
»Minimicé la pantalla y fui a preparar el desayuno. Por mucho que mi economía suspirara por el premio seguía teniendo demasiado trabajo para luchar en un nuevo frente. La temática tampoco llamaba mucho mi atención. De no ser porque él, El Hombre, Tom Stevens, había trabajado recientemente en una película de súper héroes en el papel del villano Häz, ni siquiera me habría interesado el universo de BG. Preparé un té y volví al escritorio. Cliqué en la ventana donde cuarenta y cinco correos electrónicos esperaban respuesta urgente, pero regresé al de Melina para leerlo de nuevo. Algo se me había escapado. Mi amiga estaba exaltadísima buscando en mí su misma excitación.
»Pulsé responder y la animé a participar en el concurso. Melina tiene un estilo capaz de hacer que grandes editoriales se peleen por ella a golpe de royalties. Ganaría sin esforzarse demasiado.
»No pasaron cinco minutos hasta tener un nuevo correo suyo en mi bandeja de entrada:
«MIRA LOS MIEMBROS DEL JURADO»
»Stephenie Sallinger, Elisabeth Merlot, Grand Widderspon, Kevin Scott y Tom Stevens.
»¡Tom Stevens! Por pocas el té no bañó el teclado del portátil. ¡Tom Stevens! El mismo Tom Stevens con quien soñaba continuamente, el que ocupaba mis fantasías las noches de vigilia y miraba con lujuria cuando tenía un delicioso rato libre: él era uno de los miembros del jurado.
»Tras el shock inicial volví volando a las bases para releerlas, ahora detenidamente, concienzudamente.
»El objetivo del concurso era la creación de un nuevo malvado que cobraría vida en la próxima película de BG como personaje secundario. Todos aquellos artistas anónimos que lo desearan podrían participar siempre y cuando sus trabajos cumplieran los aspectos detallados en las bases, y ante todo, fueran entregados en la fecha propuesta. El ganador amén del premio, el viaje y la promoción, participaría en el afamado congreso Paramorph de Manhattan, donde se mostraría al público el trabajo seleccionado. En una mesa redonda de proporciones bíblicas, el ganador comentaría el proceso de creación del personaje con unos cuantos miembros del jurado y también con actores de la película.
»Cliqué responder al correo de Melina:
«CONCURSARÉ».

»Desde que marqué la fecha de entrega en mi agenda con un gran círculo rojo, supe que no importaban los frentes abiertos, las batallas ni las guerras: tenía que intentarlo. Tenía que ganar ese premio como compensación por todos los concursos donde no gané nada o  quedé a las puertas. Algo de semejante envergadura era precisamente lo que mi carrera necesitaba, y también yo.
«¡Trabaja!» me ordené cada mañana y continué repitiéndolo hora tras hora. «¡Trabaja y dalo todo! ¡Tienes que ganar este concurso! ¡Tienes que sentarte en esa mesa y presentar tu personaje! ¡Tienes que aprovechar la oportunidad de conocer a Tom, quizá la única que tengas en tu vida! ¡Trabaja!».
»Quince días después había terminado la ilustración. Mi personaje se llama Damage; un ser que nunca existió ni corresponde a cultura o tradición alguna. Damage nació de mis noches de insomnio con su larga cabellera negra, su gabardina y su convólvulos con pistilos de serpiente, un siervo feroz capaz de cumplir sus más oscuros deseos. Pretende convertirse en señor del universo y para ello está dispuesto a utilizar armas letales de apariencia inofensiva, que luce con porte magistral en la ilustración. Su aire felino y sonrisa angulosa son el punto fuerte del diseño. He utilizado una técnica compleja, aunque en los primeros bocetos experimenté con varias hasta quedar finalmente satisfecha con el resultado, algo que no me ocurre con frecuencia. Damage tiene los ojos de Tom en su versión villano. No sé si es porque me recuerda a él o porque soy su mami, pero le adoro.
»Temblaba al adjuntar la ilustración redactando una escueta nota de acompañamiento con los datos personales, contacto, teléfono, técnica... Tras darle a enviar hubo un mes de angustiosa espera que compartí con mi amiga. Ella también prefirió diseñar un personaje masculino, el suyo se llama Aidan.
»La madrugada del tres de octubre Melina me despertó con una llamada telefónica. Ver su número en la pantalla hizo que el corazón me subiera a la boca. Prácticamente siempre nos comunicamos vía informática. Al descolgar la escuché muy sofocada. Tras un breve interrogatorio donde aseguró que iba a morirse, descubrí que su salud estaba en perfecto estado y eso me relajó bastante. Melina acababa de recibir un correo de BG, habían descartado su diseño y el universo de fantasía que construyó estaba a punto de desmoronarse. También ella soñaba presentar su personaje en la Paramorph, conocer a gente importante del oficio, a nuestro idolatrado Tom, a Frederick Hallow o a John Strauss, otro de los actores.
»Me aproximé al ordenador. Pasaban unos minutos de las cinco y la habitación estaba a oscuras exceptuando la luz azul que bailaba el botón de inicio en mi portátil suspendido. Moví el ratón y el correo se abrió en la pantalla.
»El que llevaba como remitente a BG estaba el primero en la bandeja de entrada.
»Cliqué.

»Ya he llegado al aeropuerto y todavía sigo sin creerlo. Voy a subir a ese avión con el pánico que me da volar, voy a atravesar medio mundo para defender mi trabajo en una sala llena de profesionales renombrados y público exigente, voy a recibir diez mil dólares por crear a Damage, que cobrará vida más allá de mi imaginación. Conoceré a Tom Stevens. Estaremos en la misma sala, en la misma mesa. Puede que me salude, me dé la mano o me bese. Por fin sabré a qué huele su perfume y podré mirar sus ojos en directo si sobrevivo al primer impacto.
»Creo que nunca en mi vida he estado tan histérica, pero no quiero parecer una histérica. Tengo que ser una profesional: la joven autora que saliendo de la nada ha sido capaz de ganar un premio como este. Tengo que estar a la altura. He comprado todo el attrezzo necesario. Entre zapatos y vestidos puede que haya gastado ya una cuarta parte del premio, pero me da igual. He de cumplir las expectativas porque esta es Mi Oportunidad.
»Facturo la maleta. Toda la poesía que traía arrastrada del tren se esfuma a medida que paso los minutos en la cola del mostrador. Saludo “hola qué tal” a mi fiel histeria, compañera de viaje que por el temblor de manos no me deja entregar el billete a la azafata.
»El puente hasta el avión se me hace eterno.
»Sentada con el cinturón abrochado siento que si no salimos ya sufriré un infarto. Tiene que estar a punto de ocurrir, lo sé. Nunca conoceré a Tom porque implosionaré de un momento a otro.
»Una chica habla en el centro del pasillo moviendo los brazos. ¿Por qué no arranca el maldito avión?
»El sonido del motor del ala izquierda me sobresalta, el de la derecha lo equilibra. Un giro y estamos encarados a la pista de despegue. En unos momentos estaré volando hacia Estados Unidos.
A cada segundo estoy más cerca de cumplir mi sueño».


Pues bien, así empieza mi chiquillo: ya estáis presentados.
Atentos, en breve llegan los Fanarts
;)